Revelan los desgarradores momentos que vivió Robin Williams antes de suicidarse

Siempre en sus películas había una buena dosis de humor, y es que Robin Williams sabía cómo encantar a su público con sus carismáticas interpretaciones, aunque en la intimidad escondía un sombrío estado.

Así lo reveló su maquilladora, Cheri Minns, quien contó que el actor lloraba en sus brazos al final de cada jornada del rodaje de la película ‘Noche en el museo: El secreto de la tumba’ en el 2014. “Lloraba en mis brazos al final de cada día. Fue horrible. Horrible… Le dije a su gente: ‘No tengo la capacidad para lidiar con lo que le está sucediendo'”, sentenció.

Minns aseguró que el actor no decía que no podía recordar sus líneas, motivo por el cual estaba sumergido en una depresión. “Él solo lloró y dijo: ‘No puedo, Cheri. Ya no sé cómo ser gracioso'”.

Según la biografía Robin, de Dave Itzkoff, en los últimos días de vida, Williams sufría de demencia, y parkinson, esta última enfermedad la mantenía en secreto y fue revelada tras la autopsia, meses después de su muerte.

En tanto, su esposa, Susan Schneider, publicó en la revista académica de Neurología de EEUU, Neurology, una carta donde cuenta los trastornos que padecía su marido, los que lo llevaron a quitarse la vida a los 63 años, en el 2014.

Schneider reveló que Robin sufrió de “demencia con cuerpos de Lewy”, el que es un trastorno neurodegenerativo que afecta la memoria y las capacidades motoras. “La demencia con cuerpos de Lewy es lo que mató a Robin“. Y asegurando que el actor padecía de “paranoia, alucinaciones, insomnio, fallos de memoria”,  además de “respuestas emocionales que nada tenían que ver con su carácter”.

 

Video Destacado